martes, 24 de febrero de 2009

Del cortejo

blanco
lanc
El cortejo tiene que ver con lo amoroso y también con lo fúnebre (conozco un poco más de la tradición teatral dedicada a lo fúnebre). Un cortejo es una estrategia de representación. Entonces, ¿admite otra cosa que no sea replicarlo, como en una pieza de repertorio?
Durante el proyecto tuvimos discusiones que giraban en torno a esta pregunta, y encontramos distintas formulaciones: La más interesante (propuesta por los actores) sugiere que la tarea consiste en ganar el interés del otro, pero dispuestos a hacer cosas totalmente distintas a intentar ganárselo.
Algo así como ‘matar con la indiferencia’. Pauta social de la cultura contemporánea…
En el espectáculo aparece algún tipo lascivo (uno solo). El resto se demora en palabrerías. Los actores y actrices se miden y prueban. Alguna señorita concede rápidamente sus favores. Hay caricias, miradas, algún que otro travestismo. No tantos besos como uno hubiera imaginado. Una pareja ocasional, en la penumbra, lleva las cosas un poco más lejos…
Pero probablemente asistamos más al rechazo que al encuentro amoroso. Eso sí: cada intento es el intento propio de cada actor y actriz, de manera que nadie lo hizo antes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario